¡Qué rico es ver a nuestros hijos crecer, pero qué difícil es dejarlos volar!

¡Qué rico es ver a nuestros hijos crecer, pero qué difícil es dejarlos volar! Cuando la cigüeña nos avisa que el bebé que tanto deseamos llegará a nuestra familia, las lágrimas de emoción no se hacen esperar y empiezan a rodar con la misma rapidez con que late nuestro corazón. En ese momento, no nos imaginamos que ese “frijolito diminuto” pronto, mucho más rápido de lo que creemos, crecerá y cargará su maleta hasta la entrada del salón Fucsia (donde están los niños más grandes del Jardín).

Es obvio (y natural, diría yo) que la ternura que nos provocan nuestros chiquitos con sus sonrisas, ocurrencias e ideas locas haga que nos derritamos…

Ver más ¡Qué rico es ver a nuestros hijos crecer, pero qué difícil es dejarlos volar! Cuando la cigüeña nos avisa que el bebé que tanto deseamos llegará a nuestra familia, las lágrimas de emoción no se hacen esperar y empiezan a rodar con la misma rapidez con que late nuestro corazón. En ese momento, no nos imaginamos que ese “frijolito diminuto” pronto, mucho más rápido de lo que creemos, crecerá y cargará su maleta hasta la entrada del salón Fucsia (donde están los niños más grandes del Jardín).
Padres: Pilares de la felicidad de los hijos

Padres: Pilares de la felicidad de los hijos Lo único en lo que están de acuerdo es que la felicidad es su meta. Esta es una buena meta, ya que no solo es importante sino necesaria para un buen vivir.

Lo primero que necesitamos para la felicidad de los hijos, es tener padres felices. Los padres que no son felices, difícilmente criaran hijos felices. Todos…

Ver más Padres: Pilares de la felicidad de los hijos Lo único en lo que están de acuerdo es que la felicidad es su meta. Esta es una buena meta, ya que no solo es importante sino necesaria para un buen vivir.