Padres en permanente evolución

Padres en permanente evolución

Comparte este artículo

Anteriormente, a los padres, a los hombres les hacía falta hacer presencia en sus hogares. Sus hijos los necesitaban y los reclamaban literalmente a gritos. Cada día veíamos los Psicólogos más muchachos jóvenes perdidos, sin límites, sin norte y sin tener a quien admirar. Era asustador ver que estos hijos tenían solo el modelo de su madre. Como el atractivo, había una estadística en ese momento que ejemplifica muy bien la falta que hacía el padre en el hogar, esta es la siguiente “el 75% de los jóvenes delincuentes crecieron sin presencia paterna”. La necesidad de abrirle paso al hombre para que aprendiese a ser padre era urgente e importante.

Afortunadamente los padres jóvenes de hoy, quieren hacer más presencia en la vida de sus hijos. Tienen claridad absoluta que se necesitan dos personas para sacar adelante un niño. Se ponen la camiseta desde el inicio del embarazo, tanto que hoy en día se habla de estar embarazados, no de que solo la mujer está embarazada. Claramente es un proyecto de vida de ambos padres desde su gestación. Esto contrasta mucho porque antes el embarazo era algo que le pertenecía solo a la mujer.

El padre de hoy está luchando por obtener el lugar que se merece en la familia. El tiene funciones que comparte con la madre como son proteger, guiar, poner límites y establecer exigencias. También comparte con la madre más en la cotidianidad. Se turnan para llevar al niño al médico o ir al colegio etc. Cada día hay más mujeres que se dan cuenta de la importancia del acompañamiento del padre en la vida de los hijos, ellas no quieren seguir haciendo todo solas, y aceptan este acompañamiento diario, las madres no deben ni quieren seguir haciendo todo solas, ser papá hoy es muy necesario ya que los padres tienen un papel protagónico en la vida de los hijos, el buen papá ayuda a que los hijos tengan metas más altas ya que ellos quieren complacer al padre y cumplir con su exigencia.

La aprobación del padre es clave para el buen desarrollo del autoestima de los hijos, todos los niños y niñas desean que el padre esté orgulloso de ellos y esto también determina en cierto grado como se van a relacionar los niños con sus padres y las niñas con los hombres. Se necesita un hombre para enseñarle a un niño como entrar al mundo de los hombres , es importante que los padres tengan conciencia de que son modelos para sus hijos y que les proporcionen la información necesaria que los hijos pidan para que ellos logren ser unos hombres de bien.

Son muchas las cosas que definen a un buen padre. El buen padre pasa tiempo individual con su hijo y por lo tanto lo conoce bien, sabe cuales son sus intereses, pasiones, fortalezas y debilidades el buen padre es capaz de transmitir un mensaje de amor claro ya sea con palabras, gestos o acciones.

La comunicación del amor del padre es vital para el hijo al igual que es sentir el orgullo que papá siente por sus hijos. Cuando papá expresa admiración sobre algo que haya hecho el hijo nada que complazca más a los hijos que los padres estén orgullosos de ellos.

Cuando papá expresa admiración sobre algo que haya hecho el hijo esto hace que el hijo suba su autoestima. Nada que complazca más a los hijos que su padres estén orgullosos de ellos claro que la admiración de mamá también es importante pero pasar el examen de aprobación de papá es la prueba de fuego.
La hija que siente que su papá la valora y está orgulloso de ella porque la siente capaz, es una niña que crecera y sera una buena mujer, que buscara una pareja que también la valore. Hay personas que pasarán años esperando esta aprobación. Un buen papá sabe cómo expresarle a su hijo que cumplio con sus expectativas.

Dra. Annie de Acevedo
Para más información: d.merino@ksilc-bogota.com