Jaime Leal González: ¡Una vida dedicada a la construcción de su legado!

Comparte este artículo

Entrevistar a Jaime Leal González, rector del #GimnasioJoséJoaquinCasas, es tener una cita con “la sabiduría del tiempo” y no es una exageración porque el Rector del Gimnasio José Joaquín Casas, nació en el año de 1924 y eso lo convierte en el educador en ejercicio de mayor edad en el país.

Jaime Leal González: ¡Una vida dedicada a la construcción de su legado!
Durante los 58 años de existencia del Gimnasio José Joaquín Casas han pasado por sus aulas importantes empresarios, artistas de la talla de Miguel Varoni, Julián Arango, Juan Carlos Vargas, Juan Pablo Posada, Rafael Novoa y hasta algunos de los más influyentes políticos de nuestro tiempo como el senador liberal de oposición Camilo Sánchez Ortega, el ideólogo y catedrático Fernando Jordán Flórez y el ex vicepresidente de Colombia Germán Vargas Lleras.

Ante los ojos de su Rector han pasado tantas generaciones de estudiantes que ya las conclusiones de su ejercicio pedagógico darían para un estudio acerca de la evolución del comportamiento de nuestra sociedad, por eso decidimos visitarlo y nos recibió en su oficina con una maravillosa caballerosidad y aunque, desde nuestra llegada, la hospitalidad y amabilidad de todas las personas en el colegio era evidente, al conocerlo nos dimos cuenta que todo el ambiente está impregnado de un sello muy personal y suyo.

Una brillante carrera
Al investigar su formación académica supimos que desde muy joven se sintió llamado al aspirantado de los Salesianos en Mosquera, Cundinamarca, realizó sus estudios de primaria y bachillerato en el Seminario Sagrado Corazón de Jesús y estudió latín y griego pero, al preguntarle por el tema, descubrimos las expresiones de quien ha vivido 93 años: Nos contó que aprendió francés pero que el italiano lo aprendió “bajo pecado” lo que significa que tenían que hablar en ese idioma todos los martes.

Se graduó como bachiller académico en 1.944 y en Filosofía y Pedagogía en 1.948. Ayudó a dirigir el colegio San Juan Bosco de Tuluá, Valle, y por esa época, habiendo considerado ordenarse como sacerdote, cuando salía por la calle principal y veía las hermosas mujeres del lugar, decidió que eso “no era lo suyo”, se ríe y nos aclara que nunca dejó de cumplir sus votos de pobreza, castidad y obediencia.

Trabajó como profesor en el “Instituto Politécnico” en Bogotá dictando cátedra de filosofía, literatura colombiana, historia de Colombia y antropología. Entre sus alumnos estuvo el conocido empresario Pedro Gómez. En 1.950 enseño raíces griegas y latinas en el Liceo de Cervantes de Bogotá y entre sus alumnos estuvo el reconocido científico Rodolfo Llinás. En ese año también fundó junto a Rubén Vásquez Téllez el Colegio Nuevo Liceo y participó en la fundación del Colegio María Mazzarello con su hermana Leonor Leal González.

Dar rienda suelta a otros talentos
Su gran interés por las matemáticas lo llevó a interesarse por la ingeniería civil y por eso interrumpió su magisterio docente e ingresó a “Oklahoma State University” en Estados Unidos graduándose en 1.957. Trabajó en esa profesión como contratista en importantes compañías como: Ospinas & Cía., Construcciones urbanas pavimentos y concretos, Inversiones y promociones, Cuellar Serrano Gómez y Salazar Ltda., Asociación Pro-vivienda de trabajadores, Correa Aya y Uribe Holguín, Mazuera Villegas y Cía. Ltda., Intercol, Comisiones de geofísica, gravímetro y Sismología en los ríos: Bajo Magdalena, Cauca y San Jorge. Al recordar a sus colegas de esa época, con ese lenguaje tan suyo, les llama “Caballeros de industria”, es un gusto escuchar su narración.

Volver a la vocación docente
Después de conocer los altibajos de la vida empresarial, fundó el Gimnasio José Joaquín Casas en el año de 1959 porque se da cuenta que su vocación estaba relacionada con formar personas. Nos explica que en la palabra EDUCAR la letra “E” proviene del latín “Ad” que significa “hacia” y las letras “DUC” provienen del latín “Duche” que significa “conducir” y eso es precisamente lo que le apasiona: Conducir a otros a alcanzar un objetivo. Y es que en cuanto a la docencia Jaime tiene mucho que contarnos porque dice que la educación que se promueve en el colegio es “Personalizada” y que generalmente hay un malentendido pues no es la misma que se imparte a cada individuo que sería “Individual” y que lo que significa es que está encaminada a formar la “Personalidad”.

Dice que la “Personalidad” es el conjunto de cualidades del orden ético y moral con que cuenta una persona para ser un “buen ser humano” y que esas cualidades no son necesariamente del orden cognitivo. Precisamente por esa razón, tiene un espacio llamado “Buenos días” que es una charla diaria de 20 minutos. En ella, trae sus reflexiones, pero también, se dirige a los estudiantes acercándose a su cotidianidad, dice que sabe “improvisar con facilidad” y ríe de nuevo.

Dejar un legado
Para Jaime lo más duro de ser docente es convencerse de que no es un negocio sino un apostolado y que la mayor satisfacción es ese compartir con los muchachos pues, para él, “La juventud de hoy es la mejor del mundo”. Dice que la lección que no hay que perder del colegio es “ser honesto, ser digno, ser honrado ya que el autoritarismo no sirve para nada”.

Se queda pensativo y nos dice que a los estudiantes les repite: “Mi educación es una preparación para mi vida y la vida de los que van a ser mis hijos”.

Nos despedimos y quedamos con el encanto de haber entrevistado a alguien que es una prueba indiscutible de ¡Vivir la vida con propósito!.

“Es grande y es bello, empezar a vivir después de muerto a través de las ideas creadas”. Jaime Leal González

Rector Jaime Leal González

Gimnasio José Joaquín Casas