Foto: Liceo Boston

La disciplina positiva como enfoque pedagógico

La disciplina positiva como enfoque pedagógico La disciplina positiva es una guía para padres de familia y maestros que tiene como objetivo ayudar a los niños a desarrollar autoestima, responsabilidad, cooperación y habilidades para la resolución de problemas.

Comparte este artículo

Para poder desarrollar estas habilidades en los niños se recomienda establecer ciertas reglas y rutinas en el salón, las cuales se basan en el uso de las herramientas del enfoque ya mencionado. A continuación se describen algunas estrategias que pueden ser aplicadas en el contexto escolar:

Autodisciplina (autorregulación)
La maestra establece unas señas con los estudiantes para su uso durante la clase u otras actividades. Esto se hace con el propósito de eliminar los llamados de atención al grupo o un solo alumno frente a los demás, puesto que esto puede producir una sensación incómoda y puede ser considerado una falta del respeto hacia a ellos.

Habilidades para la resolución de problemas
Manejar un cuaderno como recordatorio de las situaciones que se deben resolver al día siguiente, donde los estudiantes escriben sus “quejas”, puede ser un insumo para analizar situaciones, canalizar y encontrar soluciones conjuntas.

Responsabilidad y cooperación
Se puede abordar a partir de reuniones en grupo, donde los estudiantes aprenden a apreciar a sus compañeros resaltando sus cualidades y buenas acciones. También, aprenden a reconocer sus errores y a resolver conflictos de manera respetuosa, sin las indicaciones de un adulto y por medio de la búsqueda de soluciones en equipo.

En el Liceo Boston entendemos que la clave de la disciplina no es el castigo, sino el respeto mutuo, por ello “cultivamos el afecto y la calidez humana que hacen de nuestro LB una comunidad única”.

Oxana Zhilkina

Profesora Liceo Boston